Importancia de la educación nacional: sólo la cultura nos hará libres e iguales

ENTREVISTA
Por: Walter Carrillo Sánchez

“La educación es tan importante en el país que no se puede dejar este tema solo al Estado o a los privados. Debemos asumirlo juntos”

José Miguel Morales*

Una educación de calidad sólo se podrá alcanzar con el esfuerzo y la unión del Estado, del sector privado y de la sociedad civil, afirma José Miguel Morales, quien realiza un balance del trabajo desplegado por Empresarios por la Educación (ExE) y de los objetivos que esperan alcanzar en este 2014.

¿Cuál es el balance del trabajo realizado por Empresarios por la Educación?
El balance es bueno. Si se mira en retrospectiva, cuando comenzamos, no pensamos que se llegaría tan lejos. Es un trabajo fuerte y constante. Al inicio tratamos de enfocarnos en obras de infraestructura, pero eso no es permanente. Uno construye algo; y si eso se cae, al final no queda nada, pero lo que si queda es la capacitación. Y hacia eso fuimos.

¿Cómo se inició este trabajo?
Cuando estábamos en la CONFIEP, hicimos un congreso basado en la educación y nos dimos cuenta de que todas las empresas tenían propuestas para la educación, así que replanteamos el tema. No era una competencia entre nosotros porque en educación no se compite, sino que juntos se debía apoyar al país. Así que creamos Empresarios por la Educación a fines del 2007 y comenzamos a trabajar en el 2008, en una sala de la CONFIEP. Después, poco a poco, nos fueron apoyando. Empezamos con tres grupos económicos importantes: el Grupo Brescia, Buenaventura y el Grupo Romero.

¿En la actualidad cuántas empresas apoyan a Empresarios por la Educación?
Tenemos 49 empresas, como Microsoft, IBM e Intel, y entre ellas no hay competencia. También se encuentran Backus, Banco Continental y el Banco de Crédito. Del sector minero están Southern Perú, Antamina, Tintaya, Buenaventura, Minsur, Poderosa, Marsa, entre otras. El sector minero es el que está más representado, hay como 14 en Empresarios por la Educación. Además, figuran las empresas de los sectores hidrocarburos y de electricidad.

¿Desde el inicio la idea era que los programas se debían aplicar fuera de Lima?
Así es. Con orgullo podemos decir que llegamos a 23 de las 25 regiones del país. Desde el principio se pensó en trabajar fuera de Lima. El objetivo es capacitar a los maestros de las entidades públicas. Nosotros no creamos escuelas. Llegamos a ellas y colaboramos en la capacitación de los profesores en temas digitales y a los directores en temas de gestión. Después de ocho años, llegamos a 89 000 maestros de los 220 000 que hay en provincias. Y mediante ellos hemos llegado a más de un millón 800 mil niños. Son cifras grandes y espectaculares, pero en realidad no hacen ni el 10% del universo educativo existente en el país.

¿En algún momento se pensó en promover la educación privada?
No, desde el inicio se pensó en apoyar a la educación pública. Y en esta tarea estamos unidos el Ministerio de Educación, el Gobierno Regional, las municipalidades, los padres de familia y las empresas de la zona. No sólo también creamos un sistema de interrelación entre peruanos.

¿La educación es un tema que debe unir a todos los peruanos?
La educación es tan importante en el país que no se puede dejar este tema solo al Estado o a los privados. Debemos asumirlo juntos. Ese es el mensaje de Empresarios por la Educación. Nosotros no sustituimos a nadie. Estamos colaborando para que el sector público tenga éxito. Y que sepa que puede contar con nosotros. En eso trabajamos.

¿Cuáles son los proyectos para este año?
Ahora se viene el gran salto. Y en esta tarea nos ayuda una empresa del sector minero, que es Southern Perú. Estamos llevando una computadora a cada aula de todos los colegios de Moquegua. Llevaremos interconexión digital, internet y capacitación para los maestros. Sus clases se dictarán con estas herramientas digitales. Es un programa que durará dos años y comprenderá a todas las instituciones educativas. En muchos pueblos no hay conexión de internet, pero ahí está el desafío. Southern se ha comprometido a aportar hasta 108 millones de soles en este programa. Este proyecto se ejecuta en asociación con el Gobierno Regional de Moquegua, y el ejecutor del proyecto es Empresarios por la Educación.

¿Sería un programa piloto que después se replicaría en otras regiones?
El objetivo es que se convierta en un programa piloto. Moquegua tiene el tamaño ideal para hacer un programa piloto. El programa está bastante avanzado y está involucrado el Ministerio de Educación. También participa, aunque parcialmente, el Ministerio de Economía y Finanzas en el tema del mantenimiento a las máquinas. El Gobierno Regional de Moquegua está asumiendo ese mantenimiento con dos millones de soles al año. Lo importante es que el Gobierno Nacional, el gobierno regional, gobierno local y la empresa privada están trabajando juntos por la educación.

¿Estamos en el camino correcto para obtener logros significativos en el mediano y largo plazos?
La educación es un tema de largo plazo. Antes de diez años no veremos un cambio radical. Puede que percibamos alguna mejoría, pero estamos tan bajos en las pruebas PISA, que todo cambio es hacia arriba y no hacia abajo. En estas pruebas no nos medimos con nuestros iguales, sino con los mejores. En la vida hay que buscar siempre quién es el mejor para igualarlo, sobre todo en educación.

¿En las escuelas intervenidas por ExE ya se ven estas mejorías?
Por supuesto. Por ejemplo, en el distrito San José de Los Molinos, en Ica, se pueden percibir estos cambios. Cuando llegamos a ese lugar, la comprensión lectora era del 13%. Después de dos años, el Ministerio de Educación hizo una evaluación y encontró que estábamos en el 92%. Felicitaron al director y lo simpático fue que cuando recibió la noticia, no fue a la UGEL a comunicar y agradecer por el logro, sino a la empresa que había ayudado y apoyado en esta tarea educativa. Así se tiene una buena relación de entendimiento con la población y eso debe primar en el país.

¿Cuál es el grado de coordinación con las entidades del Estado?
Es altísimo. Se trabaja en coordinación con todos los ministros de Educación. También con el Sutep. Al inicio, ellos creían que promoveríamos la privatización de la educación. Al darse cuenta que nuestro interés era capacitar a sus miembros para ascender en la carrera magisterial, cambiaron. Ellos saben que las capacitaciones son herramientas y medios para acceder a un mejor futuro.

¿Y cuál es la relación con los gobiernos regionales?
Le cuento una anécdota. En diciembre del año pasado, en pleno conflicto de Conga, el Ministerio de Educación invitó a todas las regiones a exponer lo que se hacía por la educación. Yo fui a explicar lo que era Empresarios por la Educación. Al terminar mi exposición, tres personas me invitaron a visitar su stand. Era el stand del Gobierno Regional de Cajamarca. Yo soy director de Minera Yanacocha. Supuestamente, éramos los enemigos irreconciliables, pero eso no fue obstáculo para conversar sobre educación. Creo que la educación no tiene banderas. No es de izquierda o de derecha. Carece de ideologías. Se trata de que los niños aprendan para dejar la ignorancia. Esa es la verdadera liberación a la que puede aspirar el ser humano.

Lima, 27 de marzo del 2014

NOTA DEL EDITOR

* Presidente de la Asociación Empresarios por la Educación. Entrevista publicada en la Revista “desde adentro” de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía No. 125, edición enero 2014; págs. 8, 9 y 10.

 


A %d blogueros les gusta esto: